¿Conoces la Permacultura?

Decía Fran Herbert en Dune, una de mis novelas de ciencia ficción favoritas, que es en el momento de empezar cuando hay que cuidar atentamente de situar las cosas en su marco de referencia. Aunque Herbert lo dijo con palabras más poéticas que las mías. En este blog quiero mostrarte una forma diferente de entender muchos temas y para entenderla, y entender mi planteamiento personal, necesitarás conocer primero un concepto que da ese marco de referencia…

Bosque tropical

 

Corrían los años 70 y el lugar era Australia. David Holmgren era estudiante en la Hobart Enviromental Design School. La Hobart School era lo que podemos llamar “un experimento radical de educación”. No había un currículo establecido, no había exámenes, ni horarios… y lo que si había eran muchísimas visitas a diseñadores y profesionales. Consecuencia de ello Holmgren desarrolló una intensa relación de trabajo con un ecologista, naturalista, pensador y profesor universitario un tanto excéntrico llamado Bill Mollison.

Mollison estaba desilusionado con el activismo ecologista y su enfoque de “parar lo que no queremos”. Después de 30 años de ecologismo era patente para muchos que no bastaba con oponerse a las actuaciones destructivas que dañaban el medioambiente e impulsar la creación de una regulación medioambiental por las instituciones. Hacia falta promover alternativas positivas. En vez de “oponerme a lo que no quiero”, o cederle la responsabilidad a las instituciones y sus medidas, había que actuar y “crear lo que si quiero”.

Holmgren y Mollison decidieron crear esa alternativa. Empezaron a reunir y agrupar información. Los conocimientos y técnicas de los pueblos aborígenes, las prácticas de las sociedades que vivían en equilibrio con la tierra, la moderna ciencia y tecnología de numerosas ramas de estudio, y las metodologías de disciplinas especializadas en diseño como el paisajismo. Y como modelo de referencia a imitar y copiar, los ecosistemas más eficientes y productivos de la naturaleza (bosques, selvas, marismas…).

El resultado fue un concepto radical y revolucionario: “un sistema agrícola basado en plantas perennes, modelado sobre los ecosistemas naturales y desarrollado a través de la aplicación del diseño (David Holmgren)”. Le llamaron Permacultura.

La permacultura la pensaron como metodología de diseño para crear una estructura para un sistema de agricultura y de estilo de vida sostenible. Era una herramienta de trabajo para las personas que querían irse a vivir al campo australiano o de Tasmania, que les permitiera maximizar su autosuficiencia y al mismo tiempo proteger el medio natural. Hablamos de pequeños grupos, o de familias, que compraban modestas propiedades (5-10 Has) de tierras marginales baratas y de poca calidad, y que iban a tener una producción pequeña. Fincas donde el autoabastecimiento y la autosuficiencia personal y regional eran más importantes que producir cosechas para la exportación o motocultivos comerciales de grano, y personas con limitado acceso a financiación y recursos externos y cuyo objetivo principal era garantizarse los medios de vida.

En esencia, haciendo los ajustes correspondientes de escenario, es una situación muy similar a la de muchos emprendedores, de ahí lo interesante que resulta la permacultura como modelo a imitar para el diseño de emprendimientos.

En esa situación había tres cosas fundamentales. La primera es que como eran fincas pequeñas necesitaban optimizar el aprovechamiento de los recursos y oportunidades del lugar; sacarle a la finca tanto como pudiera producir (llevado al mundo del emprendedor, lograr tanto beneficio como puedas con tu pequeña empresa). La segunda es que ese aprovechamiento tenía que ser totalmente sostenible en el tiempo (en negocios sería tener una empresa rentable capaz de sobrevivir en el mercado) y además mejorar las fincas en su estado ecológico y biodiversidad (para emprendedores, aportar tanto valor y beneficios a tus clientes como puedas). Y la tercera es que al ser pequeños grupos humanos dependían del apoyo que se pudieran dar unos a otros, por lo que lo que se hiciera tendría que ser socialmente ético y justo.

Por eso enfocaron la herramienta como una metodología de diseño de ecosistemas autosostenibles. La finca como un ecosistema diseñado imitando los ecosistemas naturales más productivos, maximizando la interconexión y cooperación entre todos los componentes, y usando los procesos naturales de forma que la Tierra y la naturaleza trabajen en equipo contigo, sin tratar de forzar las cosas y luchar contra la naturaleza como hace la agricultura moderna.

Llegas a un sitio, observas lo que hay allí y cómo funcionan los ecosistemas naturales en ese lugar hasta que comprendes los procesos que están funcionando allí, y entonces haces un diseño que se base en todo eso y te de una estructura productora que maximice las cosechas, sea adaptable a los cambios en el medio, se autogestione, tenga bajas necesidades de mantenimiento y recursos externos, y evolucione continuamente hacia un estado de alto valor ecológico y biodiversidad. Puesto en palabras más claras: llegas a un descampado, lo estudias, comprendes como funciona y comienzas a transformarlo poco a poco hasta convertirlo en un bosque productor de alimentos que produzca mucho y te de poco trabajo.

La idea tras la permacultura es proporcionarte, si vives en el campo, una metodología muy eficaz para maximizar tu independencia y autosuficiencia. La idea es también proporcionar una metodología de trabajo y un sistema de producción agrícola que logren integrar al ser humano en la naturaleza de forma realmente sostenible. Sirve para el diseño de granjas, el desarrollo integral de parcelas y fincas, los proyectos de restauración ecológica y paisajística, proyectos de custodia del territorio, de cooperación internacional, de autosuficiencia alimenticia en campos de refugiados, etc. Y actúa como una base sobre la que puedes integrar todos los conocimientos que quieras. Además con el tiempo ha trascendido sus límites iniciales y se ha convertido en un Movimiento de cambio social que busca crear un tipo diferente de relación del ser humano con el medio natural y con los otros seres humanos.

Es una alternativa formidable para esa mitad de la población humana que vive en el medio rural. La cuestión que dejó sin resolver es ¿que hacemos la otra mitad de la población que vivimos en las ciudades y que en vez de movernos en el medio natural lo hacemos en el medio económico-laboral?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s