Enfoca la vida como un guerrero

Imagen

Las artes marciales nacieron para dar armas con que enfrentar los desafíos de la vida. Los retos han cambiado, los adversarios son otros, pero la necesidad es la misma.

Muchas de las artes marciales que conocemos y de las armas más populares de ellas, como los nunchakus, nacieron como respuesta de la gente a desafíos de su día a día. Los tiempos y entornos han cambiado. Los desafíos también. No somos campesinos de las islas de Okinawa que tienen que defenderse de un samurai pendenciero y arrogante armado con una katana al regreso de los campos de labor. Somos profesionales del siglo XXI que tenemos que encarar a la competencia, una negociación, el trabajo en equipo, una entrevista de empleo o una presentación de ventas… Los retos han cambiado, los adversarios son otros, pero la necesidad es la misma. Los campesinos convirtieron sus herramientas de labor en poderosas armas. O un bastón, o sus manos y pies… Adaptaron lo que tenían al desafío que manejaban y desarrollaron un arte marcial con ello. ¿Qué tal si nosotros hacemos ahora lo mismo?

¿Aún sigues creyendo en la formación?. En un mundo dónde todos estamos formados y seguimos estudiando… ¿Cómo esperas diferenciarte y destacar haciendo un curso más?. Por cada curso que tu hagas ellos harán otro. No es con Bart Simpson con quién vas a competir… Vas a competir con los mejores. Y ellos también se preparan usando la formación.

Ya no es la carta ganadora que nos quieren hacer creer, tan solo el requisito para poder sentarte a la mesa de juego. Con formación juegas, sin ella, estás fuera.

Asi pues, si la formación ya no te diferencia porque todos la tienen, ¿qué usarás ahora para destacar?.

¿Qué tal a ti mismo?. Tu enorme potencial.

¿Aún sigues creyendo en los cursos de motivación?. Puedes poner a cien a una persona en un minuto y hacerla sentirse imparable en dos… Eso es sencillo. Pero no por enviar a un gorrión a un curso de motivación y que salga entusiasmado diciendo “soy un águila” va por ello a cazar como un águila. El gorrión más motivado sigue sin poder cazar. Mientras siga pensando, sintiendo, mirando el mundo y actuando como un gorrión solo podrá hacer cosas de gorrión. Para poder hacer lo que hace un águila primero hay que transformarse en águila. No es cuestión de motivación, es cuestión de identidad y marco mental. A un águila no necesitas motivarla para cazar, esta en su naturaleza. Y el mundo actual es cada vez más desafiante. No es un mundo para profesionales “gorrión”, es un mundo para “águilas”. ¿Qué usarás para convertirte en águila?. Porque la formación tampoco te transforma…

¿Qué tal usar tu vida?. Las circunstancias y entornos de tu día a día.

Vayamos más lejos… ¿Aún sigues buscando la iluminación?. La iluminación ya llegará algún día. Hasta entonces lo que necesitas es algo para este plano y los desafíos de tu día a día. Mientras la sigues buscando ¿cómo superarás los retos de tu día a día?, ¿cómo superarás esa entrevista?, ¿cómo incrementarás tus dotes de comunicación…?.

¿O soñando con estar en lo más alto?. Ganar millones, ser el número uno, exitazos, crear el negocio que desplazará a google… Todo eso está muy bien pero por ahora deja de pensar en la luna. Para la mayoría de las personas eso es como tratar de cruzar el Canal de la Mancha cuando lo único que hacen es darse un bañito en la piscina… Y además con el agua llena de tiburones hambrientos.

Centrémonos. Lo que necesitas no es llegar a la Luna. Es poder subir un piso, y mejor aún si es en ascensor. Subir un piso en tu nivel de éxito, bienestar o desempeño tanto personal como profesional. Y poder hacerlo siempre que quieras, de forma continuada, piso tras piso, hasta llegar a aquel en el que te gusta estar. O hasta que tengas la psicología de los triunfadores y puedas optar por la Luna. ¿Qué tal mejorar tu nivel de desempeño un 20%… una y otra vez?.

Creo que es hora de cambiar la perspectiva.

¿Aun sigues con soluciones sueltas?. Un Coaching ahora, un taller en las vacaciones, una nueva técnica más tarde… ¿Realmente lleva eso a algún sitio?. ¿Qué pasa cuando terminan?. ¿Te olvidas de avanzar hasta que llega una nueva crisis?. ¿Te echas a dormir?.

Cualquiera que haya tratado de ser bueno en algo sabe que eso no funciona. La maestría requiere un trabajo continuado, día tras día. Avanzar desde un cinturón blanco hasta uno negro es un trabajo de años, de entrenamiento continuado durante años. Conseguir un titulo universitario es una tarea de años, de estudiar cada día durante años. Las artes marciales son así. Un guerrero mejora cada día. Es una filosofía de vida. Crecimiento, superación continua, búsqueda de la maestría… Como camino. El fuego quema, el águila caza, el guerrero se supera. Es su naturaleza. Y el profesional del siglo XXI debe adoptar el espíritu de un guerrero. Recuerda, no vas a competir con Bart Simpson, vas a hacerlo con los mejores. Tu rival es mejor cada día… ¿Y tu?. ¿Vas a perder la próxima entrevista de empleo porque sabes mucho de teoría pero no te paraste a entrenar tu autoestima o tus habilidades de conversación?.

Cambia de enfoque y enfoca tu mejora como un estilo de vida. Un arte marcial para la vida moderna. Una forma de entrenamiento continuo que te prepara para los desafíos de la vida moderna personal y profesional. No vas a aprender una técnica para parar un golpe de espada de un samurai, la vas a aprender, por ejemplo, para parar un comentario de un manipulador o un acosador. No vas a aprender cómo debe mantener el equilibrio un karateca, vas a aprender como mantener tu autoestima, seguridad y equilibrio emocional en cualquier circunstancia y contexto… Los retos han cambiado, los adversarios son otros, pero la necesidad es la misma y las aplicaciones equivalentes…

… Y el planteamiento también. Los campesinos adaptaron lo que tenían al desafío que manejaban y desarrollaron con ello un arte marcial que podían entrenar en su entorno cotidiano. Nosotros podemos hacer lo mismo.

El mundo es tu dojo, tu lugar de aprendizaje y práctica. La gente tus maestros y adversarios. La vida es tu combate. Tu pones el objetivo ¿en qué quieres mejorar?. El cuerpo y la mente ponen las herramientas. Creencias, imágenes mentales, palabras, reglas, expectativas… Sencillas, potentes y fáciles de usar. El desarrollo personal pone las técnicas para emplearlas. Formas de usar esas herramientas para lograr resultados concretos en el área que hayas escogido. Entonces las situaciones cotidianas ponen el lugar para practicar. Un lugar donde entrenar y desarrollar las competencias que necesitarás en tu vida profesional. Por ejemplo las entrevistas de empleo saliendo a ligar. Y luego la práctica te lleva a un nuevo nivel. Una y otra vez. De cinturón blanco a cinturón negro en el camino de la vida.

Si la vida te pide unas competencias… Si el trabajo o tu deseo de triunfar te las demanda… Conviértete en un maestro en ellas. Mira el mundo como un guerrero del día a día. Fórjate y se como escojas ser. Y ve a por tus sueños y metas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s