Parálisis por Identidad; lo que te detiene cuando te resistes a actuar

Imagen

¿Quieres saber por qué no haces eso…?. No te confundas, no es parálisis por análisis, es parálisis por identidad. Una desconocida extraordinariamente poderosa que deberías entender si quieres cambiar tu vida…

La “parálisis por análisis” es muy conocida. No lo es, en cambio, otra forma de parálisis con mucho mayor peso y que, cuando esta presente, convierte en inútiles la formación, la capacitación y la motivación. No se si se le ha dado nombre técnico asi que yo la llamo “parálisis por identidad”.

Una parálisis por análisis consiste en seguir estudiando y aprendiendo sin fin, diciéndote que aun no sabes lo suficiente, que no estás preparado y usando eso como excusa para postergar. Es como el conejito de Duracel. Estudias y estudias y estudias y estudias… y cuando los demás ya han dejado de estudiar tu sigues y sigues.

La forma de acabar con ella es sencilla. (1) defines tu objetivo, (2) determinas exactamente lo que tienes que saber para poder considerar que ya estas preparado y (3) en cuanto alcanzas ese punto… actúas. Pero… ¿y si cuando llega ese momento de actuar descubres que no eres capaz?.

Supongamos que ya estas preparado… Pongamos un ejemplo. Eras un profesional en una plantilla y estas pensado en dejarlo y emprender. Haces media docena de cursos para emprendedores. Lees de cabo a rabo los principales blogs para emprendedores. Charlas con varios empresarios amiguetes… y llegas a ese punto en el que te dices ¡Ya estoy listo!. Y… y…. y… y…. Uhg, ¿Y?. Porque aunque sabes que ya eres capaz, y estás totalmente convencido de que puedes, sigues sin empezar. Das largas y das largas y das largas… Ya sabes, el conejito de Duracel. ¿Qué esta pasando?. ¿Por qué, por ejemplo, tantos alumnos de cursos para emprendedores después no emprenden?.

Te está pasando simplemente la parálisis por identidad. Pasaste por el colegio, el instituto y posiblemente la universidad… Por eso, verte como estudiante te resulta sencillo. El rol de estudiante es parte de lo que tu eres, de tu identidad, de las creencias que tienes sobre quién y qué eres. Por eso hacer unos cursos y leerte unos blogs no te suponían ningún problema. Mientras se trata de hacer algo en armonía con tu identidad, todo va bien. Digamos que estás dentro de tu “zona de confort de identidad”.

La cosa se complica cuando llega el momento de montar realmente una empresa. ¿Por qué?. Porque… ¿quién lleva una empresa?. Un empresario. Y tu ¿eres un empresario?. No, tu eres un profesional de plantilla, o eres un estudiante. No un empresario. Siempre te has visto como un trabajador en una empresa. Piensas en ti en términos de trabajador. Montar y gestionar una empresa es algo que hacen los empresarios, no es algo que hagas tu. Está fuera de tu “zona de identidad”; el área que engloba todo lo que puede hacer una persona que tiene una identidad concreta.

Escalar montañas es algo que hacen los montañeros, no los surfistas, Robar bancos es algo que hacen los ladrones, no la gente honrada. Llevar una empresa es algo que hacen los empresarios, no los trabajadores. Si tienes una identidad hay cosas que puedes hacer y cosas que no puedes hacer. La mente organiza toda tu realidad en torno a un pilar central: tu identidad. Y tratará siempre de conservar una coherencia interna oponiéndose a las acciones que se salgan de esa identidad. Si te planteas hacer algo que no se ajusta a quién eres, estas hablando de hacer un “salto” fuera de tu zona de identidad.

Ir a un curso de capacitación para emprendedores es un salto “manejable”. Poner una empresa y pelearte con un mercado globalizado y salvaje, cuando te ves como trabador de oficina, es un salto como el cañón del Colorado. Salir ligeramente de tu zona de confort genera ansiedad. Salir al estilo “saltar el cañón del Colorado” imagínate la ansiedad que supondría. No puedes hacerlo, asi que te paralizas. Estás paralizado por identidad. No puedes hacerlo a menos que cambies primero la forma en que te ves a ti mismo.

La parálisis por análisis es, muchas veces, solo una estrategia de postergación que usa la mente cuando tienes una parálisis por identidad. O no te ves como la clase de persona que hace eso para lo que te estás preparando o te ves como una persona que aún no está preparada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s