El Inmenso poder de un ser humano

Esta noche, viendo un documental sobre Whiston Churchill me ha venido a la mente la que creo que es la lección más importante que he aprendido en toda mi vida. Si al final, cuando muera, me piden que me quede con una única lección de mi paso por la tierra… pienso que me quedaría con ella. Esa lección es muy sencilla: “son los individuos los que lo cambian todo y marcan la diferencia”. El auténtico poder está en el individuo.

No son los gobiernos, ni son las instituciones internacionales, ni las grandes organizaciones, ni siquiera las multinacionales o los estados mayores de los ejércitos… los que lo cambian todo, los que escriben la historia, los que llegado el momento toman la decisión, o la acción que marcará la diferencia y la dirección de la humanidad. Son los individuos y, muy a menudo, son personas normales, otro ser humano como tu o como yo. Si, es cierto que a veces es un político renombrado, como en el caso de Churchill, el que consigue despertar la llama de todo un país y o puede que sea un general el que conquiste un imperio, o un gran hombre de negocios saque al mercado el producto que reinvente la sociedad… pero mucho más a menudo son personas de la masa. Personas. Punto. Que con sus decisiones, sus acciones, su entusiasmo y su capacidad de inspirar a los demás mueven a otros. O personas que en una situación, a veces especial, a veces sin nada que la diferencia de cualquier otra, hacen algo, y eso genera otra acción y se produce una cadena de sucesos que lo transforma todo. Y generalmente son acciones pequeñas, sencillas, como cualquier otra acción. Todo gran cambio de la historia de la humanidad se ha producido como resultado de una cadena de sucesos y cada uno de ellos se ha producido como resultado de decisiones y acciones de individuos. Y todo pequeño cambio del día a día, esos que aunque pequeños y desconocidos no son menos valiosos, también tiene detrás a una persona que ha hecho, ha dicho o ha decidido algo. Al final todo se reduce a individuos, a seres humanos individuales.

Cuentan que durante las guerras napoleónicas el general de caballería La Salle cargó al frente de sus hombres contra las posiciones enemigas… En medio de la carga uno de los jinetes gritó “retirada”… Todos los demás le siguieron y de repente La Salle se encontró que estaba cargando solo.

Cuentan que durante la segunda guerra mundial los ingenieros británicos hacían reuniones públicas en las que presentaban un problema a la gente de la calle para oír sus ideas. Uno de esos desafíos fue como proteger los barcos de las minas que flotaban en el mar. Una señora, imagino que pensando en los patitos de goma en la bañera, dijo “cuando vean una mina pongan a toda la tripulación delante y que soplen muy fuerte”. De ahí surgió el primer barco dragaminas, solo que cambiando los pulmones de los marineros por cañones de aire comprimido”. Y así se salvaron miles de vidas.

Otra persona contempla el horror de una batalla y en vez de volver a casa y escribirlo en su diario, se compromete a hacer algo… y surge la Cruz Roja.

O una madre que ha perdido ha un hijo crea una organización y transforma un país…

E incluso cuando son las instituciones y gobiernos quienes marcan la diferencia, el presidente del gobierno, el líder del partido político, el técnico de la institución que toma la decisión de lanzar el proyecto… también son individuos.

Personas…

Individuos…

Seres humanos…

Es asombroso el Inmenso poder que tiene un ser humano… cualquier ser humano.

Recuérdalo siempre… yo trataré de hacerlo… Recuérdalo… “el poder de cambiarlo todo está en ti”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s