Aprende a moverte por el caos del Desarrollo Personal

¿Has tenido alguna vez la impresión de que el mundo del desarrollo personal es un caos en el que cada uno dice una cosa distinta y lo que un maestro enseña otro lo rebate…?. A lo largo de mi vida he leído cientos de libros de desarrollo personal, psicología y pensamiento espiritual y tengo muy claro que los autores se contradicen… Eso convierte en un lío el tratar de mejorar, al menos hasta que te das cuenta que en ese mundo del desarrollo personal hay grandes bloques, enfoques o escuelas de pensamiento; grandes “paradigmas”.

Recientemente me he dado cuenta de lo importante que es tener eso en consideración. Por eso, en este post quiero hablarte de ellos y tratar de poner un poco de orden en el caos.

Antes de empezar a recorrer tu senda creo que conviene que escojas en que paradigma te vas a integrar. Cada paradigma tiene una forma propia de entender el universo, la realidad, al ser humano, los objetivos a perseguir, el camino a recorrer y las técnicas a usar. Unas veces son compatibles y puedes integrarlos, otras no lo son. El típico error que cometemos es creer que en el desarrollo personal todo es lo mismo.

Las dificultades más obvias nos las va a dar el conflicto entre el pensamiento oriental y el occidental. Luego esta el conflicto entre el pensamiento científico, el místico y el mágico. Después encontraremos la oposición entre los enfoques “espiritual”, de “desarrollo personal” y del “éxito”. Finalmente están las diferencias entre la visión cristiana, la hindú, el budismo, la new age, la huna, la pagana, la chamánica… Si lees a un psicólogo será pensamiento occidental-científico, si lees a un gurú hindú será oriental-mística, si lees “el Secreto”, será occiental-new age y enfocado al éxito…

La primera gran diferencia está en la manera en que oriente y occidente han enfocado el desarrollo humano. El pensamiento oriental te dirá que te abandones, que fluyas, que renuncies a los deseos y las expectativas, te dejes guiar por la vida y el espíritu y que elimines el ego… En occidente te dirán justo lo contrario: que cojas las riendas, tomes el control de tu vida y tu mente, definas tus metas, desarrolles tu identidad y fortalezcas tu ego, que esperes el éxito, etc. Oriente se enfoca en la consciencia, el espíritu, la contemplación y la meditación. Occidente lo hace en la mente, la energía, el cuerpo y la acción. Son muy diferentes.

El otro conflicto crítico es el que plantean el pensamiento místico y el científico. Para la ciencia solo existe este plano material que conocemos. La ciencia explica todo desde las leyes de las matemáticas, la física, la química y la biología y desde los procesos que tienen lugar en el cerebro y el cuerpo. Los pensamientos son interacciones electro-químicas de las neuronas, los sentimientos son cócteles químicos… La mente y la consciencia no son más que fenómenos que surgen de las interacciones neuronales… Lo importante para la ciencia es la comprensión del funcionamiento del cerebro y cómo se vincula con los procesos psicológicos.

En cambio, para los paradigmas que podemos llamar “místico” y “mágico” (tradiciones en general) existen otros planos además del material. Planos mentales, espirituales, astrales… Para la ciencia el universo se crea en el plano físico y de él se derivan los fenómenos mentales, emocionales y espirituales. La creación seguiría la secuencia desde la materia hacia el espíritu pero, en todo caso, dentro del universo físico (o plano físico) que es el único que la ciencia reconoce. Para las tradiciones la creación se produce al revés. Seguiría la secuencia inversa desde los planos más elevados (los espirituales y de arquetipos) bajando a los mentales, a los de la forma y solo finalmente se manifestaría en las formas físicas que vemos. Primero lo piensas y luego se crea. Primero lo eres en tu mente y luego te conviertes en ello en la realidad. Por eso te hablarán de crear la imagen mental de lo que deseas lograr y sentir que ya lo has obtenido.

¿Cuál de los dos tiene razón?. No se sabe. Al final se reduce a una decisión personal. Cada persona tiene que elegir que escoge creer. La ciencia puede negar los otros planos pero no puede demostrar la “no existencia” de esos planos porque están fuera de la capacidad de medición de sus instrumentos y experimentos y, por otro lado, tanto los gurús hindúes como los chamanes de todo el planeta tienen muy clara la existencia de otra realidad más allá de la física. Como te decía, se trata de elección personal.

Otra diferenciación con la que nos encontraremos será la que hay entre los enfoques “espiritual”, de “desarrollo personal” y del “éxito”. Algunos autores hablan de la búsqueda de la Iluminación. En occidente nuestra tradición esotérica hablaría de la búsqueda de la conversación con el Santo Ángel Guardián. Son enfoques espirituales en los que las enseñanzas se orientan a tu comprensión de la naturaleza de la realidad y al acercamiento a la divinidad. Es el mundo de toda la literatura espiritual, mística y metafísica. Luego tenemos el enfoque de desarrollo personal, propio de la psicología, la pnl y la autoayuda, en el que las cosas giran en torno a la resolución de problemas psicológicos, la mejora de tu desempeño y tu desarrollo como persona. Tiende a ser pensamiento occidental-científico. Finalmente tenemos la “literatura del éxito” que nos enseña cómo ser un triunfador, ganar dinero y conseguir resultados. En este bloque hay de todo.

Sintetizando, por un lado tenemos la ciencia y la técnica, que hablan del mundo material y leyes físicas, y por otro la mística y la religión, que hablan de planos espirituales, campo de consciencia, dioses y la acción del espíritu. Parece como si se hubieran repartido los territorios. Lo material para una y lo espiritual para la otra. Los Resultados para la una y la Iluminación para la otra. Todo bien ordenado… hasta que llegan los “magos”. El planteamiento mágico está a caballo entre los dos. Comete el sacrilegio de cuestionar esa división de papeles. Por eso lo critican ambos bandos. Es una especie de ingeniería o técnica que trabaja en el área espiritual. Explora y experimenta como un científico pero trabajando en los múltiples planos de existencia y se pone como objetivo tanto la búsqueda de la iluminación, como el desarrollo personal y el logro del éxito. Además tiende a fusionar elementos de oriente y occidente.

Si estos grandes bloques no tuvieran ya suficiente potencial para complicarnos las cosas están además las diferencias entre las distintas visiones culturales: entre la visión cristiana, la hindú, el budismo, el zen, la cábala, la new age, la huna, la pagana, la chamánica, la cultura estadounidense, etc.

Como te decía al principio del post, todo esto genera mucho caos. Mientras que unos autores son puristas y pertenecen a un único enfoque, como los psicólogos o un lama, otros hacen mezclas más o menos complejas. Chopra, por ejemplo, hace un gran trabajo fusionando la tradición espiritual hindú con la ciencia occidental y Dyer combinaba el pensamiento oriental con la metafísica cristiana y la ciencia. También están los choques. Si lees a los maestros hindúes sus enseñanzas van a chocar con las de los coachs estadounidenses. Y están los que directamente se atacan. Si lees a escritores de enfoque científico criticarán a muerte todo lo que suene a pensamiento mágico. Y siempre están las cosas extravagantes y exóticas…

Si has leído hasta aquí espero que ahora te resulte más fácil moverte por el mundo del desarrollo personal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s